miércoles, 16 de abril de 2008

¿Ha muerto la aplicación móvil? Algunos empresarios afirman que sí

En un artículo “Is the Mobile Web Dead? Some Mobile Entrepreneurs Say Yes” el autor cita a dos corrientes de opinión. Uno, Russel Beattie (creador de Mowser y anteriormente evangelista de Web móvil para Yahoo!) en “The end of Mowser” afirma que la Web móvil está en vía muerta por falta de interés por parte de los usuarios (pero su negocio es la transformación de contenidos para dispositivos pequeños). El otro, “Mobile Applications, RIP” dice que al contrario las aplicaciones descargadas están en vía de desaparición por la proliferación de plataformas que hace que no sea económico el desarrollo (de múltiples versiones) pero que los dispositivos más potentes como iPhone y Android hacen más atractivo el desarrollo de aplicaciones en Web por basarse en el entorno unificado de la Web. Pero yo pregunto ¿cuántos usuarios en el mundo real tienen un iPhone? ayer anunciaron en el Reino Unido que venderán el iPhone por sólo 169 libras (€210) para atraer nuevos clientes. Según algunas fuentes las ventas del iPhone han sido menores de lo esperado.

2 comentarios:

David Torres dijo...

Hola, aun creyendo que la web en móviles tiene futuro, me gusta el hecho de que hayan comentarios que duden, tal y como están las cosas hoy en éxito del uso de móvil para la Web, de si al final la Web en móviles será un hecho cotidiano o no. Pienso, en mi opinión, que el avance de terminales más potentes y una nueva conceptualización a la hora de diseñar los contenidos Web lo harán posible, teniendo en cuenta una correcta adaptación de contenidos y unos requisitos mínimos...

De todos modos, te hago una pregunta, ¿crees así que será algo pasajero el navegar por la Web desde dispositivos móviles?

Saludos,

David Torres

Alan Chuter dijo...

Hola David, creo que llegará el día en que bajarán tanto los precios de los dispositivos como iPhone o los basados en Android que será posible navegar por la Web cómodamente, pero hasta entonces no llegará a ser tan usual como algunos pretenden hoy. Pero en base a lo que cuenta Russell Beattie hasta entonces podemos experimentar un bajón transitorio.